Archivo

Posts Tagged ‘realismo ruso’

Leon Tolstoi, genio de la psicología humana

9 diciembre 2009 2 comentarios

“Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.”

Hijo del conde Nikolai Ilich, terrateniente, y de María Nikolaievna, princesa Volkonskaia, Lev Nikoláyevich Tolstói nació el 28 de agosto de 1828. Su primera infancia transcurrió en Yásnaia Poliana, la propiedad agrícola de su familia, situada al sur de Moscú. Huérfano de padre a los dos años, su madre fallecería en 1835.

Lev Nikoláyevich Tolstói (León Tolstoi)

En 1841, el joven Leon Tolstoi quedó bajo la tutela de una de sus tías en la ciudad de Kazán. En un ambiente religioso y culto – la Biblia se convirtió en uno de sus libros de cabecera-, fue educado por  tutores franceses y alemanes. A los 16 años entró en la Universidad Kazán, donde cursó estudios de lenguas y leyes. Sin embargo, la influencia de Rousseau le llevó a caer presa de una creciente insatisfacción hacia ellos. Decidió abandonarlos en 1847.

Tras unos años en la capital moscovita, se incorporó al ejército con su hermano, lo que le permitiría entrar en contacto con los cosacos. Fruto de este conocimiento, Tolstoi escribiría Los cosacos (1863), novela en la que compara el cansancio de la juventud moscovita con el vigor y la vida de los cosacos. Participó contra los guerrilleros tártaros en los límites del Cáucaso y en la guerra de Crimea, en 1853.

El propio Tolstoi participó en la Guerra de Crimea

Entre  1852 y 1856 concluiría su obra autobiográfica (Infancia, Adolescencia y Juventud), en la que revela una seria de recuerdos de carácter psicológico. Sebastopol (1855-1856), tres historias basadas en la guerra de Crimea, constituyen un magistral relato de la horrible realidad de la guerra.

Tolstoi regresó a San Petersburgo en 1856. Se sintió atraído por la educación de los campesinos. Ya desde su juventud se esforzó por contribuir de manera práctica a la instrucción pública. Durante sus viajes por el extranjero, en 1857 y 1861, visitó escuelas alemanas y francesas. Más tarde, abrió en su Yasnaia Poliana natal centros de trabajo y una escuela para niños campesinos.

Algunos estudios citan a Sonia como autora.

Se casó en 1862 con la moscovita Sonia Andreievna Bers, con la que tuvo quince hijos. En los años siguientes escribiría sus dos grandes novelas, referentes universales de la literatura, Guerra y paz (1863-1869) y Ana Karenina (1873-1877).

Tolstoi, partidario de la no violencia y de la abolición de la propiedad, fue víctima de la contradicción entre su vida y sus convicciones morales. Profundamente convencido de que la única salvación sólo podría encontrarse en Dios,  rechazó a las instituciones y creencias de la iglesia rusa, y  fijó como su ideal de la vida, la pobreza voluntaria y el trabajo manual. Intentó renunciar a sus bienes, pero la resistencia de su familia se lo impidió.

A los 82 años, Tolstoi se sentía cada vez más atormentado por la contradicción entre sus criterios morales y la riqueza material que el rodeaba. Así pues, decidió abandonar el hogar familiar con la única compañía de su médico y una de sus hijas. Tres días después, enfermó de neumonía, causa de su muerte el 20 de noviembre de 1910.

Fue enterrado sin ninguna ceremonia religiosa en una pequeña loma cercana a Yásnaia Poliana dos días más tarde.

Sus obras han dejado una huella imborrable en la historia de la literatura universal.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: